Marketing sin dinero. Marketing de guerrilla. Guerrilleros del marketing… ¡Alistaos!

Te contamos algunas de las cosas que puedes hacer cuando no dedicas tu tiempo a gestionar papeles y presentar impuestos. 

Es decir, cuando tienes una asesoría online y utilizas los recursos digitales. Para ver de qué te hablamos, aquí

¿Quieres más clientes? Vaya pregunta. La cuestión es que a veces no disponemos de todo el dinero que quisiéramos para promocionar nuestros servicios o producto.

Cuando eso pasa merece la pena considerar el marketing de guerrilla. ¿Eh? 

Se trata de un medio efectivo para conseguir clientes sin invertir dinero que no tenemos.

Te lo explicamos con detalle.

¿Qué es el marketing de guerrilla?

El amigo Conrad Levinson allá por los años 80 se encontraba sin dinero pero con mucha imaginación y ganas. De esa situación surgió este marketing que denominamos de guerrilla.

El padre guerrillero lo definió así:

El Marketing de Guerrilla es realizar actividades de Marketing (esencialmente acciones de promoción) de una manera NO convencional y con un presupuesto bajo.

Es decir cambiar el dinero por ingenio. Hacer las cosas de forma alternativa a la vía común. Una vía que no requiere de tanta inversión.

Claro, se dice que el tiempo es dinero, así que si no tienes dinero por lo menos has de tener tiempo. Tiempo de pensar. Tiempo de aplicar. Tiempo de imaginar. Tiempo de probar. Tiempo de fallar. Tiempo de no malgastar en papeles con una asesoría online. Tiempo de…

Si tampoco tienes tiempo mejor que te dediques a otra cosa.

Pero, ¿en qué consiste exactamente?

Distinguirse, destacar. Probar algo impactante con la clara intención de llamar la atención y esperar que se viralice. Que el marketing lo hagan otros mediante una semilla que hemos puesto nosotros.

¿Hay alguna clave para esto del marketing de guerrilla?

La clave es la atención que podamos cautivar en el potencial cliente. Nada más complicado ni más sencillo que eso.

Parate a pensar y medita en como los anuncios o promociones de hoy en día funcionan menos que nunca. 

¿Por qué?

La capacidad de atención se ha mermado por el continuo bombardeo publicitario. Así que hacemos algo diferente o estamos muertos. Será como cuando alguien nos habla y estamos haciendo otra cosa. Oímos pero no escuchamos. ¡Eh! Perdona, que has dicho… Se fué

Así que tenemos que meternos en la cabeza que o hacemos algo diferente o nuestras ventas están muertas (Una buena lectura al respecto: La vaca púrpura, de Seth Godin)

¿Cómo lo hago? ¿Qué tener en cuenta para combatir con marketing de guerrilla?

Has de combatir teniendo en cuenta 5 principios fundamentales del arte guerrillero.

Principio 1. El plan de marketing de guerrilla

No hemos de ser erráticos, aleatorios ni jugar a los dados. No se trata de campañas sueltas motivadas por impulsos y sin objetivos específicos. Acción – Reacción. Causa – Efecto. La suerte es para perdedores (lo comenta de nuevo Seth Godin de una forma alternativa) 

Por eso es fundamental tener un plan, un plan de marketing de guerrilla. Y un plan no ha de tener muchas complicaciones. Directo y al grano. Práctico.

Algunas de las preguntas que podemos hacernos para construir el plan:

  • ¿Qué objetivos quiero conseguir?
  • ¿Cuál es mi público? (No vale: “todo el mundo”, eso es una tontería que demuestra que no hemos pensado mucho en nuestro producto o servicio)
  • ¿Cuál es el público dentro de mi público? (Es decir, que minimices y concretices todavía más la gente que necesita o quiere tu producto de verdad, los earlyadopters, la gente que se enamora a primera vista. Ya habrá tiempo de convencer a otros)
  • ¿Qué ofrezco yo que no ofrezcan otros y que dolor curo? (Si no lo sabes tienes un problema. Si crees que eres igual que otros… cuentalo de otra forma que convenza, sé original)
  • ¿Cuál es mi identidad? ¿Quién soy yo?
  • ¿Qué armas están a mi alcance? (Estrategias, tácticas… )
  • Ah si… ¿Cuanto dinero tengo?

Contestando a esto iremos construyendo nuestro plan. Piensalo bien pero no te bloquees. No caigas en la parálisis por análisis, durarías poco en la batalla.

Principio 2. Elige tus armas para combatir en el marketing de guerrilla.

¿De qué armas disponemos? Era una de las preguntas.

Todas las que tu imaginación te pueda hacer pensar. No descartes porque sí lo que otros consideran sin valor.

¿Un anuncio en la radio, en el periódico impreso, un cambio radical en tus tarjetas de visita, un cartel publicitario en la entrada de tu ciudad, convencer a alguien con tirón de que diga o haga algo…?

Venga, te dejamos una lista con lo que pueden ser ideas. ¡Ojo! Ideas buenas o malas según tu plan y quién seas tú.

  • Vídeos virales.
  • Acciones callejeras 
  • Acciones donde se encuentren nuestros clientes potenciales
  • Nuestro nombre, el de la empresa (Primera impresión)
  • Forma en la que enviamos mails.
  • ¿Enviar cartas físicas? Uh… que anticuado! Pues, por eso.
  • Logo ¿Es aburrido?
  • Tarjeta de visita ¿Es aburrida?
  • Acudir y hacer spam de valor de nuestra empresa
  • Intercambio, trueque. Si tu me das yo también te doy (hay hasta una canción)
  • Hazte disponible. Da tu movil. 
  • ¿Consultas gratis? Cuidado. Que no siempre es bueno esto…
  • Darnos a conocer en entrevistas, podcasts, youtube…
  • Un sin fin más. Piensa.

Elige tus armas y lánzate a la batalla.

Principio 3. Usa el enfoque guerrilla en tus armas guerrilleras

Haz lo de siempre como nunca. Es decir véndete (como hace todo el mundo) utilizando algo ingenioso, diferente, original.

¿Qué puedo hacer para ser distinto? ¿Qué puedo hacer para llamar la atención?

Capta la atención de un vistazo

No esperes a llamar la atención. 

Ejemplo: ¿has recibido alguna vez un sobre rosa, amarillo fosforito? Si tienes muchas cartas para abrir, ¿Cuál creés que abrirás primero? ¿Cuál recordarás?  Nota: “ En vez de empezar la carta con “estimado señor”, puedes empezarla directamente con: “lo siento, se equivocaron de color”)

La sorpresa

¿Cómo suele ser la publicidad? Aburrida. Pues ya sabes lo que tienes que hacer, entretener y aportar algo. No dejes que te marquen como spam.

El deseo

Provoca el deseo. ¿Puedes ofrecer algo gratis? 

Ya sabes que nada es gratis, hazlo a cambio de algo disimuladamente (un correo, una suscripción, un dato, feedback…)

La curiosidad

¡Eh! ¿¡Qué era eso!?

¿Has visto una bazofia de película? ¿Por qué? Muchas veces tiene un trailer impresionante con efecto curiosidad (¡Eh! ¿¡Qué era eso!?)

Cuando se despierta la curiosidad es imposible dormirla hasta que se sacia. Tendrán un run run continuo. Lo estás haciendo bien.

El humor

¿A quién no le gusta reírse? ¿Dibujar una sonrisa en su cara? El humor le gusta a todo el mundo. 

El humor puede ser muy poderoso, claro, pero ha de estar adaptado a nuestro cliente potencial y utilizarse con cuidado. No de mal gusto ni fácil.

Un resumen…

Principio 4. ¡A luchar! Ponte en marcha

El marketing de guerrilla está enfocado a la acción y la audacia. 

Este marketing es sencillo y accionable. No tienes que hacer una auditoría para llevarlo a cabo. 

¿Has contestado las preguntas del principio? ¿A qué esperas? ¡Empieza ya! Ahora

Principio 5. Medir, medir, medir

Lo que no se mide no se mejora. 

¿Quieres mejorar? Mide.

Esto de medir es solamente estar al tanto de cómo han funcionado las cosas. Seguramente algunas irán mal y son las que tienes que cambiar. Pero, es que si no mides, ni te vas a dar cuenta. Además medir te va a llevar a identificar lo más efectivo para que te concentres en eso. Recuerda al amigo Pareto, el 20% de lo que haces da el 80% de tus resultados. Identifica ese 20% midiendo.

Algunos ejemplos de marketing de guerrilla

Acuérdate de la clave, quédate en la mente del cliente.

¿Tienes una clínica dentista?

¿Una papelería? ¿Servicios de limpieza?

Just do it!

Si, ponte a trabajar, que es lo nuestro.

Ya sabes, si dedicas el tiempo a lo importante podrás conseguir cosas. No lo malgastes con tus papeles…

Dejaselos a una asesoría online, aquí

¿Más motivos? Aquí